Diario
Exposiciones

Circunstancias, por Claudia Andujar
1944 A los trece años tuve el primer encuentro con los “marcados para morir”. Fue en Transilvania, Hungría, a fines de la Segunda Guerra. Mi padre, mi familia paterna, mis amigos de la escuela, todos iban con la estrella de David visible, amarilla, cosida a la ropa a la altura del pecho para identificarlos como “marcados”, para agredirlos, intimidarlos y luego deportarlos a los campos de exterminio. Algo terrible estaba por ocurrir, y se sentía en el aire. En medio de aquel clima de perplejidad, Gyuri me invitó a dar un paseo por el parque. Fue una confesión de amor; sólo así puedo referirme a su deseo de que estuviéramos juntos. Lo hacíamos guiados por la intuición. Se trataba de un paseo sólo para poder decirme: “Vamos a la misma escuela. Me fijé en ti. Eres especial y bonita.” Yo también lo buscaba por la calle, día tras día, siempre a la misma hora. Sabía que lo iba a ver pasar caminando. Siento la emoción apretándome la garganta. Aquel día de junio de 1944 decidimos encontrarnos y confesarnos lo que sentíamos. El chico judío estaba marcado con la estrella amarilla, el mogendovid. Tenía quince años, y yo, trece. Caminamos emocionados, sin hablar, mirándonos furtivamente. Sabía que estaba ocurriendo algo importante. Era el nacimiento del amor. Sentía un hormigueo en la piel. Al final del paseo recibí un beso tímido y silencioso, que apenas tocó mi boca. Recuerdo que los labios me quedaron ardiendo durante horas. Uno nunca se olvida de un amor en circunstancias tan especiales. Al mostrarme con Gyuri públicamente, sabía que estaba desafiando mi época. Nunca más lo volví a ver. Durante años, guardé un retrato de él en el medallón que usaba colgado al cuello. 1980 Casi cuarenta años después, cuando ya vivía en el Brasil como fotógrafa comprometida con la cuestión indígena, acompañé a algunos médicos en expediciones de asistencia sanitaria. A partir de 1973, durante los años del “milagro brasilero”, el territorio Yanomami en la Amazonia brasilera fue invadido a causa de la apertura de una ruta. Junto con la minería y la búsqueda de oro, diamantes y estaño, florecieron los sitios de explotación clandestinos y no tan clandestinos. Muchos indios se convirtieron en víctimas y quedaron marcados por aquellos tiempos oscuros. Nuestro modesto grupo de salvación –apenas dos médicos y yo– se internó en la selva amazónica para comenzar a organizar el trabajo necesario en el área de salud. Una de mis actividades consistía en llevar el registro de las comunidades yanomami en unas fichas. Para eso, colgábamos al cuello de cada indio una placa con un número. Era un intento de salvarlos. Sin duda creamos una nueva identidad para ellos, desde un sistema ajeno a su cultura. Mediante estas imágenes, hechas en aquella época, pretendo mostrar las circunstancias que rodearon aquel trabajo. No se trata de justificar la marca que colocamos en sus pechos, sino de explicitar que ese signo se refiere a un terreno sensible, ambiguo, que puede provocar consternación y dolor. El mismo dolor que sentí, por amor, al pisar el pasto del parque. El amor imposible con Gyuri. Él murió en Auschwitz, en aquel mismo año de 1944. 2008 Es este sentimiento ambiguo lo que me lleva, sesenta años más tarde, a transformar el mero registro de los yanomami como “personas” –marcadas para vivir – en obra que cuestiona el método de rotular seres con cualquier fin. Hoy veo este esfuerzo objetivo por ordenar e identificar a una población en riesgo de extinción como un trabajo en la frontera de una obra conceptual. Claudia Andujar [nacida Claudine Hass], 2009.

Entre 1981 y 1984, Claudia Andujar pasó largas temporadas en el territorio indígena de la tribu de los Yanomami, en la cuenca del río Catrimani, parte del territorio brasileño. Junto con dos médicos, realizó numerosas fotografías del medio y de las expediciones, y registró uno por uno a cada individuo. Esas imágenes eran utilizadas en las cartillas de vacunación sanitaria, que contribuyeron a salvar la vida de muchos de los miembros de la tribu. 

Este texto autobiográfico acompaña la muestra Claudia Andujar. Marcados, que reúne más de ochenta fotografías blanco y negro de esa serie.

 

Actividades Relacionadas

Diario

El Instituto Inhotim inaugura
un pabellón permanente de Claudia Andújar

La muestra incluye un conjunto de obras de la serie Marcados, que podrá verse en MALBA entre el 4 de marzo y el 13 de junio de 2016.

La fotógrafa brasileña presenta su obra en MALBA en 2016

Viernes 18 de marzo, 1, 8 y 15 de abril a las 11:00

Claudia Andujar Serie Marcados

Curso

Rostros de Brasil
Antropología, estética y subjetividad en la cultura brasileña

Este curso explora diversas representaciones del rostro humano en la cultura brasileña para investigar el vínculo entre estética, antropología y subjetividad.

Por Luz Horne
Viernes 18 de marzo, 1, 8 y 15 de abril a las 11:00

Jueves 3 de marzo a las 18:00. Auditorio

Claudia Andujar

Conferencia

Claudia Andujar. Marcados
Conversación con la artista

Los participantes repondrán, en conversación con la artista Claudia Andújar, el contexto de producción de su obra, y específicamente de la serie Marcados; a la vez que darán cuenta de la línea antropológica que atraviesa su obra.

Participan: Claudia Andujar, Agustín Pérez Rubio y Valeria González
Jueves 3 de marzo a las 18:00. Auditorio

Curador: Agustín Pérez Rubio
Inauguración: jueves 3 de marzo de 2016, 19:00

Claudia Andujar Marcados

04.03— 31.07.2016

Claudia Andujar
Marcados

Una selección de más de ochenta fotografías blanco y negro realizadas entre 1981 y 1984, años en los que Andujar pasó largas temporadas en el territorio indígena de la tribu de los Yanomami, en particular en la cuenca del río Catrimani, un afluente del Río Branco, Brasil.

+ info