Xul Solar
Visiones
y revelaciones
17.06—
15.08.2005

Xul Solar
Visiones y revelaciones

17.06— 15.08.2005
Curadora: Patricia M. Artundo

Una selección de 130 pinturas y objetos del artista argentino, además de documentos, manuscritos, libros y folletos pertenecientes a su archivo personal. Se incluyen obras pertenecientes a la Fundación Pan Klub, al Museo Xul Solar, al Museo Provincial de Bellas Artes de La Plata, a Malba – Colección Costantini y a otras importantes colecciones públicas y privadas.

Xul Solar. Visiones y revelaciones propone una nueva lectura sobre la obra de Alejandro Xul Solar (1887-1963), uno de los principales artistas argentinos relacionados con la modernidad y la vanguardia en América Latina en las primeras décadas del siglo XX. Esta retrospectiva alude a la condición del artista como místico, visionario y utopista confeso, y sus múltiples relaciones con los campos del esoterismo y el ocultismo. Se aborda aquí su obra como unidad; además de sus pinturas -la mayoría de ellas no exhibidas anteriormente-, se presentan sus trabajos y creaciones en otros ámbitos tales como un nuevo juego de ajedrez (el panajedrez), dos lenguas artificiales (el neocriollo y la panlengua), su perspectiva sobre el Tarot y el I Ching, y el armonio con teclado modificado para una escala musical propia.

A través de acuarelas, témperas, óleos, objetos, manuscritos, libros, folletos y documentos, se intenta reconstruir el camino recorrido por Xul en la exploración de un desarrollo espiritual y de un conocimiento superior, impulso que estimula toda su acción.

La muestra se organiza en diferentes núcleos temáticos, a través de los cuales el espectador recorre desde las primeras obras realizadas al iniciarse la década de 1910 hasta aquéllas de comienzos de los años 60. Los módulos de la exposición son: “Viaje: Europa”: “Arquitectura y diseño”; “Teatro y vida moderna”; “Nombrar las cosas”; “Sincretismo religioso e intelectual”; “Nuevo mundo”; “ Visiones y revelaciones”; “Las ciudades y sus habitantes”; “Primeras grafías - Todo escrito”; “Nuevas formas de religiosidad”; “Xul y la música”; “Una suma de conocimiento”; “Nuevos espacios comunitarios”, y “Grafías Plastiútiles”.

Catálogo

Un catálogo de 260 páginas bilingüe producido especialmente para la ocasión, con una edición doble (español - inglés y portugués - inglés), acompaña a la muestra y cuenta con un ensayo curatorial de Patricia Artundo y textos realizados por reconocidos especialistas nacionales e internacionales: Jorge Schwartz (“Sílabas las Estrellas compongan: Xul y el neocriollo”); Daniel Nelson (“Los San Signos de Xul Solar: El libro de las mutaciones”); Cintia Cristiá (“Xul Solar y la música: la reunión de las artes”); María Lúcia Bastos Kern (“El campo del arte en Buenos Aires: debates y prácticas artísticas“), y Annick Louis (“Xul, Borges o los placeres de la afinidad electiva”).

Además, se incluyen aquí un centenar de reproducciones de obra a color; una selección de documentos e imágenes complementarias, y una cronología biográfica del artista realizada por Teresa Tedin.

Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari

Buenos Aires, Argentina, 1887 - Ciudad de Bs. As., Argentina, 1963

Comenzó a estudiar la carrera de Arquitectura, que pronto abandonó, y se dedicó al estudio del violín y a la práctica de la escritura. De esa misma época datan sus primeras pinturas. El 5 de abril de 1912, se embarca rumbo a Londres donde visitó el British Museum y adquiere algunos textos como A Short Guide to the American Antiquities in the British Museum, lo cual indica su interés temprano por los pueblos no occidentales y, en particular, por el mundo precolombino. En aquellos años inicia la lectura de las obras de Rudolf Steiner, y en 1914 se encuentra con Aleister Crowley. “El Mago” Crowley le proporcionará un método “formal” para el abordaje visionario; Xul tiene entonces sus primeras visiones de manera sistemática. Durante estos años de continuos viajes, la variedad de sus intereses se ve reflejada en la diversidad de lecturas que emprende: religión, metafísica, mitología, budismo, astrología, esoterismo, yoga e hipnotismo. A mediados del 1916, viaja a Florencia, donde conoce a Emilio Pettoruti, quien lo invita a traslarse a Milán. A partir de este momento, Xul comienza a incorporar frases y escrituras en sus pinturas, donde se advierte su interés por la transformación del idioma, investigación que lo aproxima a la formulación de propuestas lingüísticas como el neocriollo. Esta curiosidad por la investigación de la lengua lo lleva a cambiar su propio nombre, combinando y sintetizando sus orígenes alemanes e italianos en un nuevo apelativo, Xul Solar, con el que comienza a firmar su producción. En 1920, Xul expone en la Galleria Arte de Milán junto con el escultor Arturo Martini. El catálogo incluía un prólogo de Pettoruti quien se refiere, por primera vez, al carácter visionario de la pintura de Xul. En 1921, el artista viaja a Alemania y se instala en Munich. En 1924, Xul y Pettoruti abordan el vapor Vigo con destino a Buenos Aires. Xul se ocupa de la exposición de Pettoruti en la Galería Witcomb e impulsa la creación de una vanguardia “neocriolla” desde las páginas del periódico vanguardista Martín Fierro. Asimismo, encuentra en Jorge L. Borges un interlocutor eficaz para compartir sus múltiples intereses: el idioma, el I Ching, la Cábala o los poetas místicos como William Blake. En 1925, Xul vuelve sobre sus visiones de un modo más seguro y sistemático, y se propone elaborar con ellas el libro de sus San Signos. En 1926 participa en la Exposición de Pintores Modernos, organizada en la Asociación Amigos del Arte para acompañar las conferencias de Filippo T. Marinetti. Ese año comienza a dedicarse a la traducción de textos para diversas revistas culturales. A cinco años de haber regresado al país, inaugura su primera exposición individual en las salas de Amigos del Arte (1929). Ese mismo año también forma parte del Nuevo Salón, exposición de la “nueva vanguardia”, organizada por Guttero. En el 40 presenta su segunda exposición individual y, a partir de allí, comienza a dictar conferencias sobre astrología. En 1946 contrae matrimonio con Lita Micaela Cadenas. En julio de 1949 inaugura su tercera muestra individual, y en el 51, hace una exposición individual en la Galería Guión. Durante esos años, Xul continúa con las investigaciones sobre el panajedrez, la modificación práctica del teclado de piano y la panlengua. A partir de 1954, se instala en el Tigre, dedicándose al diseño arquitectónico y a la proyección de viviendas, plazas y ciudades.