Contemporáneo 18
Carlos Amorales
13.10—
27.11.2006

Contemporáneo 18
Carlos Amorales

13.10— 27.11.2006

La exposición presenta la triple proyección de diapositivas y música The Bad Sleep Well [Los malos duermen bien], de 2003, obra que marcó un giro fundamental en el modo de trabajar de Amorales. La muestra se completa con una selección de 25 collages provenientes de su “archivo líquido, una compilación de aproximadamente mil imágenes vectoriales, que funcionan como alfabeto para sus proyectos.

Amorales es perfomer y dibujante; realiza animaciones, instalaciones y videos, y es, además, co-director y diseñador del sello discográfico de rock Nuevos Ricos. Su obra forma parte de las colecciones Jumex (México), Tate Modern (Londres), The Museum of Modern Art (Nueva York), Daros Latinoamérica (Zurich), Walker Art Center (Mineapolis) y Museum Boijmaans van Beunigen (Rótterdam), entre otras.

Nuevos mundos fantásticos

La obra The Bad Sleep Well funciona como bisagra entre la etapa performática de Amorales, conocida internacionalmente a través de Los Amorales -pieza en la que dos personajes de lucha libre combaten en un ring con máscaras del retrato del artista-; y los dibujos digitales, las animaciones y los videos con sonido que produce desde principios de esta década, en colaboración con diseñadores gráficos, especialistas en comunicación y músicos.

El punto de partida de The Bad Sleep Well (título que surge de una película de Akira Kurosawa de 1963) es una investigación fotográfica sobre México D.F., que Amorales realizó con el comunicólogo Orlando Jiménez, en busca de elementos góticos o tenebrosos por distintas partes de la ciudad. “Esta investigación me llevó a conclusiones gráficas singulares -cuenta el artista- donde, por ejemplo, las cuarteaduras provocadas por los árboles en las veredas se convirtieron, al dibujarlas, en truenos. Otro caso fue el de los edificios en construcción y los terrenos baldíos, que se convirtieron en castillos".

Además, Amorales investigó algunos fenómenos culturales del D.F. como la Santa Muerte nuevo ídolo de proveniencia santera que surgió en las cárceles y se expandió popularmente. Otras fuentes resultaron obras literarias clásicas sobre espantos, que representan un tipo de terror capitalino. “La idea fue desarrollar una sugerencia de historia fantástica de terror, pero con elementos urbanos que son parte de nuestro hábitat”, explica el mexicano. En este contexto, también incluyó la figura del avión como metáfora de los miedos más contemporáneos del mundo globalizado.

Carlos Amorales 

México D.F., 1970

Asiste entre 1992 y 1995 a la Gerrit Rietveld Academie, Ámsterdam, y en 1996 continúa sus estudios en la Rijksakademie van Beeldende Kunsten, de la misma ciudad. Hacia fines de la década del noventa, comienza a trabajar en proyectos performáticos. En Los Amorales, dos personajes de lucha libre con máscaras del retrato del artista combaten en un ring. Esta performance fue presentada en la Tate Modern, Londres (2003) y en el Centro Georges Pompidou, París (2000), entre otros museos.

En 2003 su obra vira hacia dibujos digitales, animaciones y videos con sonido, que realiza en colaboración con diseñadores gráficos, expertos en Comunicación y músicos. Se destacan The Forest [El bosque], The Bad Sleep Well [Los malos duermen bien] y Why Fear the Future? [¿Por qué temerle al futuro?]. Ese mismo año crea el proyecto discográfico Nuevos Ricos, junto al músico Julián Lede (alias “Silverio”) y al diseñador André Pahl, combinando artes visuales, performance y música electrónica, rock y pop.

Amorales intervino en numerosas muestras individuales y colectivas como Why Fear the Future?, Casa de América, Madrid (2005); Amorales vs. Amorales, Challenge 2003, Tate Modern, Londres (2003). Asimismo, en 2003 participó en la Bienal de Venecia, representando a Holanda. Su obra forma parte de las colecciones Jumex (México), Tate Modern (Londres), The Museum of Modern Art (Nueva York), Daros Latinoamérica (Zurich), Walker Art Center (Mineapolis) y Museum Boijmaans van Beunigen (Rótterdam), entre otras.Actualmente, Carlos Amorales vive en México D.F.